Familia numerosa. Un niño, dos niños, tres niños

¿Qué cambia del primer bebé al último? Un mundo. Si vas a tener tu primer bebé, seguramente te sentirás agotada con el peso de esa barriguita cada vez más grande y por los malestares que seguramente habrás sentido los primeros meses de embarazo. Disfruta mucho de todo. La primera patada, la imagen de tu hijo en la ecografías, la compra de todo lo necesario para tu bebé, las noches de sueño continuado, los planes "solo"de adultos, la relación con tu marido o pareja... Mímate y deja que te mimen. Desde el momento en que des a luz, todo eso va a cambiar. Espera y verás. 

Tener varios niños es cansado pero también más divertido y saludable para tu prole. Las mamás de hijos únicos suelen tener "tesoros", las madres de más tenemos niños, aceptamos mejor sus diferencias, sus virtudes y defectos, Como hija única que soy, muy querida, acompañada y comprendida quiero lanzar una lanza desde aquí para animaros a tener familia numerosa, Quiero daros una muestra práctica de lo que cambia la vida de tener uno a tener tres.




Con la primera, esterilizaba todo apenas rozaba una superficie que pensaba "contaminante" y salía con mi hija como un pimpollo en el cochecito lleno de puntillas. El tercero no ha conocido las tetinas esterilizadas (solo bien lavadas, claro está) y no conoció el cochecito, ni con puntillas ni sin ellas. Su vida se redujo a cuna y Maxi Cosi. 

La primera utilizó faldones sus primeros cuatro meses, el segundo dos, y el tercero semanas. 

La primera y el segundo estuvieron en mi habitación del hospital todo el tiempo desde el primer día, el tercero disfrutó del nido del hospital mientras su mamá se recuperaba. 

La primera se acostumbró al "corralito", el segundo y el tercero directamente gatearon por toda la casa tras los pasos de su hermana. 

Con la primera jugué activamente muchas más horas al día, los otros dos aprendieron a jugar más con ella y menos conmigo. 

A la primera no la dejaba ni a sol ni a sombra, el tercero entendió rápido que mamá desaparecía unas horas al día y luego venía a estar con él, que seguía vivo y feliz. 

La primera no probó una "chuche" hasta los cuatro años, el tercero conoce los gusanitos desde que empezó a comer sólido.

La primera durmió desde el primer día en su habitación, en cuanto llegaron los otros dos, hasta los siete años aproximadamente, en casa se sabíamos con quién nos acostabamos pero no en qué cama amanecíamos
La primera exigía atención continua, el tercero espera su turno con paciencia. 

La primera vió todas las pelúculas de Disney existentes en el momento, el tercero ha visto la tercera parte pero desde los tres años sabe quienes son Harry Potter, Spiderman y los integrantes de la selección española de fútbol. 

Y en la actualidad, con ocho años de separación entre la primera y el último, la lucha nocturna continúa para convencer al enano que tiene diferentes horarios que sus hermanos.

¿Alguien se anima?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas tú?