Las pelotas, el juego favorito de mis hijos

Mis niños, desde su más tierna edad, están locos por las pelotas. La primera que le regalaron a mi hijo mayor formaba parte de un sonajero. Aquél fue el inicio de una feliz relación. 
Luego vinieron las pelotas de colores con cascabel metidas en un tubo rodante para estimular el gateo, las pelotas de plástico para jugar en la playa, las bolas de los bolos, las pelotas blandas para jugar por casa, las bolas de la petanca, las pelotas para hacer juegos malabares, las pelotas del ping pong, las pelotas del tenis, las pelotas de baloncesto, las pelotas de padel, las pelotas para jugar a las palas en la playa...hasta llegar al rey de mi casa: el balón de fútbol.
Es increíble que algo tan simple dé tanto juego y sea una fuente inagotable de satisfacción. Y es que para mis hijos, una vez apagados los juegos electrónicos (vale, confesado), el juguete rey es una simple pelota. 

Tengo la gran suerte de que mi hijo mayor es un excelente deportista (cualidad no heredada de su madre). Sus preferencias siempre tienen relación con la pelotas: ping pong, padel y fútbol. Y mi hijo pequeño tiene la suerte de ser su hermano y sin tener su físico atlético, seguir su ejemplo y entusiasmo e ir poco a poco haciéndose con una mediana habilidad para el ping pong y el fútbol.
Y es que en el juego como en tantas cosas, la bondad está en lo simple. ¿Cuáles son los primeros juguetes que todo papá lleva al parque? Una pelota, un cubo y una pala. ¿Y no es un misterio inescrutable la magia que obra un balón lanzado al centro de un grupo de niños, chicos, papás o abuelitos? Se activa un resorte que les hace moverse armónicamente en dirección a la pelota.

Nuestra familia vive dos grandes eventos en relación con las pelotas con diferentes grupos de amigos. Uno gira en torno a un campeonato de ping pong y otro tiene como momento estelar un partido de fútbol de padres contra hijos. ¡Benditas pelotas! 

Varios de los deportes más populares del mundo Fútbol, baloncesto, tenis y fútbol americano tienen como base una pelota, Y muchos no tan "universales" también. Ahí están el ping pong, padel, boley playa, boleybol, polo, waterpolo, beisbol, golf, cricket, hockey, squash, lacrosse, billar, pelota vasca, pelota valenciana. petanca, frontón, bolos, bádminton. ¡Hasta Harry Potter juega a perseguir una pelota!

¿Juegan vuestros hijos con una pelota?

8 comentarios:

  1. La pelota es el mejor juguete por excelencia!! y el más versátil a la hora de hacer deporte. Todos hemos disfrutado de un sinnúmero de pelotas a lo largo de nuestra vida, y nuestro enanos en la actualidad, desde sus primeros meses de vida ya disfrutan del colorido, la textura y todo el juego que trae consigo una pelota, uno de los mejores inventos creo yo...

    ResponderEliminar
  2. A nuestra nena también le gustan...

    Te he dejado un regalo en mi blog, ¿ te pasas por el ?

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Paz, no sólo en nuestros hijos, también en sus padres, las pelotas ejercen una poderosa atracción, ya lo sabes bien, son capaces de lesionarse antes de dejarse quitar la pelota...ni siquiera por su hijo.

    ResponderEliminar
  4. En mi casa la pelota también es el rey!!

    ResponderEliminar
  5. La pelota es un juguete activo que se mueve, rebota, se puede lanzar, pasar, golpear, chutar, controlar.... es muy versátil. Me han gustado mucho tus reflexiones.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas tú?