Vivir lejos con niños

He pasado 18 años viviendo fuera de mi país, España. Lejos de mi familia y de mis amigos de siempre. Cuando me fuí, siguiendo el trabajo de mi marido, no tenía hijos, aunque llegaron enseguida. Nuestro primer destino fué Milán, luego vivimos en Roma, actualmente en Londres y parece que el año que viene volvemos a Madrid. Vivir lejos de lo que antes conocías como "tu mundo" es difícil al principio, pero también es una aventura y tiene muchas cosas positivas. Acaba por ser Tu manera de vivir.

Milán es una ciudad dura cuándo tienes niños pequeños, porque el clima es terrible. Muy frío o muy caliente, húmedo y casi siempre nublado. Viniendo de Madrid, ciudad soleada como pocas, esto supuso un peso en mi ánimo. A veces pienso que no soy justa con la ciudad, y aquí lo digo, puesto que no desembarqué en ella en las mejores condiciones. Apenas llegué, pasé un embarazo bastante fastidiado, sin nadie aún que me hiciera compañía en el día a día, puesto que mi recién estrenado marido trabajaba de sol a sol.


Esta foto de Milán es cortesía de TripAdvisor

En ese periodo conocí un grupo estupendo de españolas que se reunían en una pizzería del centro una vez al mes con el objeto de verse y de integrar a nuevas españolas que llegaban. Ahí es donde conocí a mis grandes amigas de esa época, Rocío y Teresa. Luego nació mi hija y empecé a tener algo de vida social con otras mamás. A otra de mis mejores amigas de allí, Begoña, la conocí en un semáforo yendo al  Parco Sempione; nos reconocimos por el estilo inconfundible de los niños españoles y las fundas del carrito, pegamos la hebra, y hasta hoy. 

Otra de las cosas que me abrió al mundo en Milán fué llevar a mi hija a la guardería. Allí me esperaba Jolanda, italianísima, con la que he retomado el contacto el año pasado y que, casualidades de la vida, tiene dos blogs de mamás. Con ella empecé a chapurrear de verdad en italiano.

Mi segundo hijo tuvo muchos problemas respiratorios, y Milán es una ciudad fatal para ese tipo de problemas tanto por el clima como por la contaminación. Aún recuerdo los anuncios de la radio "se aconseja que los niños y ancianos no salgan hoy a la calle" un día sí y otro también. Si eso me hubiera pasado en Madrid, no habría sido un problema, Abrían llovido voluntarios para quedarse con mi niño mientras yo iba a darme una vuelta, o lo habrían tenido una noche a la semana. Porque el chaval no nos dejó pegar ojo hasta los tres años y medio.

Creo que mis recuerdos no muy positivos de Milán se deben a circunstancias subjetivas. La ciudad es estéticamente bonita, y tiene muchos lugares preciosos alrededor para escaparse el fin de semana. Desde ella hicimos viajes con los niños pequeños hasta la mitad de Italia. 


Esta foto de Roma es cortesía de TripAdvisor

Pasados siete años, surgió la oportunidad de ir a Roma. Apenas llegados a la Ciudad eterna, mi hijo enfermo empezó a restablecerse. El sol diario, la alegría de la ciudad y los amigos que hicimos por el camino hacen de este destino el más positivo como familia. Roma es una ciudad caótica pero mágica, con un clima ideal para disfrutar con niños. Mi hija guarda de esa época dos de sus mejores amigas y mi hijo enfermo pasó de no poder respirar a ser un as del balón. Mi tercer hijo es romano de nacimiento. Siempre ha sido un niño buenísimo y al ser yo madre experimentada, no tuve ningún reparo en dejarlo a ratos para disfrutar de momentos para mí en esa ciudad genial dónde vivimos circunstancias muy especiales como la muerte de San Juan Pablo II. Nuestra familia y muchos de nuestros amigos pasaron por nuestra casa y disfrutaron de la ciudad con nosotros.

Llevamos cinco años en Londres y parece que llegamos ayer. Por supuesto, no se puede rechazar un destino así. Londres es una ciudad bonita, viva, culturalmente riquísima y muy abierta. Pero conlleva un alto coste de la vida. Vinimos con un buen programa de expatriación y hemos podido disfrutar de una casa en el centro de la ciudad, que es un auténtico lujo. 


Cuando llegamos a Londres, decidimos meter a los niños en colegios ingleses. Unos se aclimataron mejor que otros, para algunos no fue nada fácil. Este ha sido uno de los mayores problemas a los que nos hemos tenido que enfrentar aquí. ¿Qué contar del clima de Londres? No hace mucho frío, pero casi nunca hace calor. La mayor parte del año el cielo está nublado y se siente la humedad. 

Todos estos años hemos intentado siempre aclimatarnos y hacer nuestra vida en el lugar de destino, y hemos tenido el tiempo suficiente para conseguirlo. aprovechando las vacaciones escolares para volver a España a visitar a la familia y a los amigos de siempre ya que era fácil y barato.

Cuándo se vive lejos de la familia extensa, una de las consecuencias positivas es que la familia nuclear inventa su forma de vida, su ritmo y sin interferencias, hace sus elecciones de amigos, de barrio para vivir, de ocio, de colegios... y se une como una piña, sobre todo cuándo se cambia varias veces de destino. Las consecuencias negativas las sabemos todos. Fundamentalmente no poder compartir la vida con familia y amigos, y tener que pasar las malos ratos sin ese caparazón protector.

Ahora volvemos a Madrid. Yo estoy muy contenta, porque vuelvo a casa, cerca de mis padres, a otra ciudad maravillosa, pero para los niños será duro pues, aunque españoles, nunca han vivido allí. Para ellos significa nueva ciudad, nuevo colegio, nuevas amistades, otro estilo de vida. Ahora, ellos son los que tendrán que vivir lejos de sus amigos de siempre y hacer otros nuevos. Como en ocasiones anteriores, acabaremos triunfando.

Doy las gracias a Lai de Así piensa una mamá por darnos la oportunidad de hablar sobre estas vivencias de expatriadas en este post colaborativo de mamás por el mundo.

Si quieres leer otros post sobre expatriación solo tienes que pulsar en Etiquetas - Expatriados con niños ó Expatriados.

17 comentarios:

  1. Tu post suena a que aunque te ha gustado la experiencia de vivir fuera de España en el fondo lo echas de menos y te va a sentar genial volver a Madrid, supongo que después de 18 años ya tendrás ganas de estabilizarte entre los tuyos ¿no? La parte de Milan, sobre todo, según lo leo me da la sensación que lo escribes con pena. Pero estoy segura de que tus hijos serán los que mejor se adapten a la vida española ^_^

    Sobre lo del tiempo de Londres me pasa mucho con gente que es de Burgos para abajo, que no os termina de convencer, yo que soy bilbaina este tiempo se me hace muy muy llevadero. Incluso más agradable que el de Bilbao, que a veces cuando empieza a llover parece el monzón y dura 20 días sin parar. Eso si, aquí el frio es más frio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,la verdad es que, como he contado, por razones subjetivas la época de Milán no fué la mejor. En Roma llegaos a sentirnos como en casa pero en Londres de nuevo no es así, aunque sea un lujo vivir aquí. Cuándo te haces "mayor" pones otros valores en tu vida y si sentimos que es un buen momento para volver.

      Eliminar
    2. No, si lo entiendo perfectamente, anímicamente tienes que encontrarte bien para disfrutar también de los sitios. Además supongo que influye el carácter de la gente que te encuentras por el camino ¿verdad? En Roma seguramente la gente es mucho más abierta, en cambio aquí los ingleses son unos sosos y me parece complicadísimo hacer amigos.

      Eliminar
  2. Me ha encantado saber estas cosas!!!!!!! Yo tengo amigas que tienen este tipo de vida y claro, desde aquí lo vemos maravilloso pero es duro, tener a la familia lejos pesa.
    Pero como bien dices hay muchas cosas buenas, y tus hijos han tenido una vida muy enriquecedora, tienen una visión más amplia del mundo y seguro que has logrado que su infancia sea muy feliz.
    Un besito y bienvenidos a España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, vamos a ver como se nos da España. ¡Y a mí ya no me saca nadie de aquí!

      Eliminar
  3. Tu experiencia me ha recordado a la mía, pero dentro del país, viviendo lejos de la familia y amigos que el núcleo de la vida. Coincido en que el clima nos puede mucho a los españoles porque somos muy extrovertido y curiosamente esa es una característica poco común en países no mediterráneos. Aún así Londres es una experiencia inolvidable. Me alegro de tu vuelta, pero creo que añorarás Londres (yo estuve unos meses viviendo allí y la echo de menos muchísimo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que añoraré Londres, y Roma, y hasta Milán. Por supuesto, son ciudades, recuerdos, experiencias que atesoro. Y lo mejor de todo, los amigos, los conservamos allá dónde vayamos.

      Eliminar
  4. Creo que habéis vivido una grandísima experiencia (o muchas, mejor dicho), pero entiendo que haya sido duro. Desde luego enriquecedor y positivo para tu núcleo familiar, pero es normal que tengas ganas de volver a Madrid y estar cerca de los tuyos después de tantos años. Espero que para tus hijos no sea demasiado duro llegar a otra ciudad "extraña" y que se aclimaten rápido.
    Me ha gustado muchísimo este post, porque me ha ayudado a entenderos a las que vivís fuera un poco más. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus ánimos. Me alegro de que te haya hecho comprender un poquito las penurias y glorias del expatriado. Yo estoy muy contenta de volver, si. Mis hijos se aclimatarán, pero hará falta tiempo.

      Eliminar
  5. Gracias Paz por sumarte a la iniciativa y contarnos tu experiencia no solo en Londres sino también en Milán y Roma. Es una gran experiencia vivir lejos, pero no hay nada como poder volver a casa, aunque uno ahora se preocupa no solo de uno mismo sino de los peques de la casa. Gracias de nuevo, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido sin duda una gran experiencia. Y espero hacer que mis hijos se encentren en su casa en Madrid.

      Eliminar
  6. Y yo que me quejaba de que llevo muchas mudanzas..al menos las mías han sido siempre dentro de España. Que gran valor,por no decir huevos, tanta mudanza entre países, yo no me atrevería a tanto y menos con otro idioma jaja.
    ¡Bienvenida a casa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el rollo de la mudanza física no te la quita nadie. Lo malo es la mental, cuándo no te quieres ir de un sitio. Y el lenguaje de los signos es universal... En tres meses chapurreas lo que se te ponga por delante.

      Eliminar
  7. No sabía que habías pasado por tantos sitios! Eso lo veo todavía más complicado, y sí, seguro que triunfais en vuestra vuelta a Madrid, aunque al principio sea difícil. Un baccio!

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría vivir en bergamota una temporada tengo 2 niños y soy auxiliar de enfermería,actualmente vivo en ibiza pero queremos vivir otras experiencias mi hija de 12 años es como yo aventurera y mi hijo de 3 años aun se adapta a todo..me podrías decir que tipo de ayudas o donde podría empezar a vivir por Italia?

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Hola Olga. No puedeo asesorarte sobre ayudas. Bérgamo es una ciudad preciosa, pero solo he ido de turista. Decirte que la educación es gratis como en España y que el italiano es un idioma fácil de aprender para un español. Ya me contarás si te animas a ir y como te va.

      Eliminar

¿Qué opinas tú?