LA CELIAQUÍA. por la Dra. de la Maza Pereg


La Dra. de la Maza Pereg, es Médico Especialista en Endocrinología y Nutrición en el Hospital Universitario de Burgos, España. Ella nos habla hoy de la CELIAQUÍA

La enfermedad celíaca (EC) consiste en una intolerancia permanente a las proteínas del gluten del trigo, del centeno y de la cebada. La causa de la enfermedad es desconocida pero en su desarrollo contribuyen factores genéticos, ambientales e inmunológicos. 

Dra. Laura de la Maza Pereg

¿Podemos hacer algo para prevenir esta enfermedad?

Se trata de una enfermedad autoinmune, es decir una enfermedad en la que el propio sistema inmune ataca a la mucosa intestinal como respuesta  al gluten. Por tanto la  enfermedad no se puede prevenir, sí sus síntomas y sus complicaciones,  evitando el consumo de gluten.  

¿Corren algunos niños más riesgo que otros de ser celíacos? 

La EC es una  enfermedad intestinal que afecta a individuos genéticamente predispuestos, al entrar en contacto con alimentos que contienen gluten. El tener un familiar de primer grado con enfermedad celiaca  supone un riesgo para el niño del 5-15  %  de padecerla. Niños que padecen otras enfermedades autoinmunes como diabetes mellitus tipo 1, hipotiroidismo, artritis reumatoide juvenil, etc, tienen más riesgo de padecer EC. También es más frecuente en  niños con síndrome de Down . 

De despedidas

Nos trasladamos de Londres a España en una semana. Parece increíble, después de 18 años sin vivir allí. Esperamos el acontecimiento con las ganas propias de los expatriados que retornan, pero también con pena por la etapa que termina. Han comenzado las despedidas.

Versión de Londres. Regalo de amigas.
A estas alturas llevamos, madre e hijos, despidiéndonos veinte veces. Después de tres comidas, dos cenas, tres fiestas de pijamas y un partido de fútbol con picnic aún quedan dos despedidas en el parque de mi hijo pequeño y dos cafés de la mamá.

Creo que será a mi peque a quién dará más duro el cambio, puesto que llegó a Londres con cuatro años y este es el único mundo y colegio que recuerda. El habitat conocido hasta ahora queda aquí. Mis hijos mayores ya se han visto dos veces en esa situación y saben, aunque les cueste, que harán nuevos amigos y mantendrán los de aquí gracias a las nuevas tecnologías y al empeño de su madre en que las relaciones continúen, lo que se traduce sobre todo en invitaciones a nuestra casa de verano en Mayorga. Aunque ahora que son adolescentes, seguro que prefieren invitar a sus amigos a experimentar la marcha madrileña.

Excursiones desde Londres con niños

Continuando con la serie de Londres con niños (1)(2)(3)(4) y adolescentes (1) os propongo hoy planes que suponen una excursión desde Londres. Si venís varios días, seguro que a vuestros churumbeles les apetece ir de aventura a uno de estos destinos. .

1. WARNER BROS, HARRY POTTER STUDIOS

Este plan no os lo podéis perder. O gustará tanto a vosotros como a vuestros hijos. Allí podréis ver algunos de los platós donde se rodaron las películas, haceros una foto montados en una escoba de quidditch, pasear por las calles dónde está la tienda de varitas mágicas, ver la maqueta del internado de magia o descubrir cómo hicieron las caracterizaciones de algunos de sus personajes. Podéis llegar allí por tren desde London Euston a Watford Junction dónde salen periódicamente trenes hacia el parque.



2. LEGOLAND

Plan ideal para familias con hijos hasta los 12 años. Está en Windsor y tiene servicio de autobús desde Victoria Coach Station. Es un plan divertido pero puede ser multitudinario, por lo que os recomiendo llegar pronto y evitar el fin de semana.



Cómo transmitir valores a tus hijos

¿Qué queremos de verdad para nuestros hijos? Que sean millonarios, vivan mejor que nosotros, sean guapos, listos, tengan un buen trabajo.... No Debemos preguntarnos ¿Qué les hará felices de verdad? ¿Qué valores queremos transmitirles para que rijan su vida? En la sociedad actual, sobrevaloramos demasiadas cosas que no son importantes como creemos, o como quieren hacernos pensar. A veces debemos luchar contra la corriente de banalidad que nos rodea y esforzarnos por transmitir a nuestros hijos valores y actitudes que les acompañen en los cambiantes vientos de la vida. Sí, eso que se adquiere en fundamentalmente en casa, y cuya responsabilidad es nuestra como padres.


Me gustaría que mis hijos sean buenas personas, que se rodeen también de ellas, que valoren lo que tienen y lo aprovechen, que se formen académicamente y como personas, que encuentren un trabajo que les llene, que tengan los pies en el suelo, que no juzguen a las personas por su apariencia, que comprendan el placer de dar sin recibir nada a cambio, que disfruten con las pequeñas cosas diarias, que cuiden a sus amigos, que sepan ver el sufrimiento ajeno y estén dispuestos a remediarlo, que valoren la familia, que sean responsables de sus actos, que hagan las cosas lo mejor que puedan según sus capacidades, que se muestren valientes a la hora de definir sus metas y sus ideales, y los mantengan.

Los valores no son objetivos, sino el modo en que recorremos el camino para llegar a nuestras metas. Constituyen el "Yo" íntimo, la conciencia que nos dicta si hemos hecho las cosas bien o mal... Los niños, como personas humanas, también los tienen y sienten. A veces los expresan a viva voz con simplicidad pasmosa, y en ocasiones hacen como que no se dan cuenta de ellos para seguir con la suya. Nuestro ejemplo es importantísimo.

¡Qué difícil es a veces encauzarles para que comprendan lo que de verdad es valioso! En muchos momentos pensamos que no han aprendido nada porque solo somos capaces de mirar a nuestros hijos en un momento, quizá delicado de su vida. Debemos tener paciencia y reflexionar sobre sus acciones con perspectiva, según van creciendo, para poder ver su maduración en conjunto.

Tengo el convencimiento de que si somos coherentes, firmes y conscientes de nuestros valores, viviremos con ellos, y nuestros hijos, sin saberlo, se agarrarán a la estela de esta forma de pensar y actuar con la que vivimos.

¿Y vosotros? ¿Qué expectativas tenéis para vuestros hijos? ¿Qué valores queréis transmitirles?