Cómo transmitir valores a tus hijos

¿Qué queremos de verdad para nuestros hijos? Que sean millonarios, vivan mejor que nosotros, sean guapos, listos, tengan un buen trabajo.... No Debemos preguntarnos ¿Qué les hará felices de verdad? ¿Qué valores queremos transmitirles para que rijan su vida? En la sociedad actual, sobrevaloramos demasiadas cosas que no son importantes como creemos, o como quieren hacernos pensar. A veces debemos luchar contra la corriente de banalidad que nos rodea y esforzarnos por transmitir a nuestros hijos valores y actitudes que les acompañen en los cambiantes vientos de la vida. Sí, eso que se adquiere en fundamentalmente en casa, y cuya responsabilidad es nuestra como padres.


Me gustaría que mis hijos sean buenas personas, que se rodeen también de ellas, que valoren lo que tienen y lo aprovechen, que se formen académicamente y como personas, que encuentren un trabajo que les llene, que tengan los pies en el suelo, que no juzguen a las personas por su apariencia, que comprendan el placer de dar sin recibir nada a cambio, que disfruten con las pequeñas cosas diarias, que cuiden a sus amigos, que sepan ver el sufrimiento ajeno y estén dispuestos a remediarlo, que valoren la familia, que sean responsables de sus actos, que hagan las cosas lo mejor que puedan según sus capacidades, que se muestren valientes a la hora de definir sus metas y sus ideales, y los mantengan.

Los valores no son objetivos, sino el modo en que recorremos el camino para llegar a nuestras metas. Constituyen el "Yo" íntimo, la conciencia que nos dicta si hemos hecho las cosas bien o mal... Los niños, como personas humanas, también los tienen y sienten. A veces los expresan a viva voz con simplicidad pasmosa, y en ocasiones hacen como que no se dan cuenta de ellos para seguir con la suya. Nuestro ejemplo es importantísimo.

¡Qué difícil es a veces encauzarles para que comprendan lo que de verdad es valioso! En muchos momentos pensamos que no han aprendido nada porque solo somos capaces de mirar a nuestros hijos en un momento, quizá delicado de su vida. Debemos tener paciencia y reflexionar sobre sus acciones con perspectiva, según van creciendo, para poder ver su maduración en conjunto.

Tengo el convencimiento de que si somos coherentes, firmes y conscientes de nuestros valores, viviremos con ellos, y nuestros hijos, sin saberlo, se agarrarán a la estela de esta forma de pensar y actuar con la que vivimos.

¿Y vosotros? ¿Qué expectativas tenéis para vuestros hijos? ¿Qué valores queréis transmitirles?

5 comentarios:

  1. Me encanta lo que dices.
    Yo he intentado transmitirles valores y aunque todos tenemos etapas y la adolescencia no es precisamente fácil creo que lo voy consiguuendo.
    Mis hijos tienen miles de defectos como todos pero son, de momento, buenas personas, solidarios(voluntarios de Cruz Roja para cuidar niños con enfermedades, donantes de sangre), son los que ceden el asiento en el bus y suben las bolsas por las escaleras a los vecinos mayores, nunca se pelean y creo que sí, que son felices que es uno de mis objetivos.
    Es muy difícil transmitir valores, pero como túu dices el ejemplo es importantísimo, no podemos ir nosotros insusltando, siendo egoístas y groseros, si en casa ven que somos buenas personas ellos lo serán, antes o después,, pero lo serán.
    Me gusta mucho lo que dices, y lo comparto cien por cien, si somos coherentes, firmes y conscientes se consigue, a veces antes y a veces después, pero se consigue. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Lo más importante es que nosotros vivamos los valores y los niños lo vean.

      Eliminar
  2. Tu reflexión es también la mía, pero creo que los valores se transmiten por nuestras acciones, por nuestros comentarios y por nuestro modo de vivir sin juzgar y de forma altruista ayudar a los demás.
    Aún así, he conocido una editorial "palabrasaladas" que tiene un libro sobre valores y lo he solicitado en mi librería habitual para ojearlo, creo que es bueno leer y centrarse en conocer las cualidades con las que nos identificamos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, tiene que ser una labor de acciones e intelecto. Voy a ver si encuentro el libro que dices.

      Eliminar
  3. A mi me gustaría sobretodo que sean buenas personas y que tengan las armas suficientes para saber encontrar el camino de su felicidad. Con esas dos "cositas" me doy con un canto en los dientes, jeje.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas tú?